¡Tú tienes el control!

¡Tú tienes el control!

Imagen

El cocinar en la casa, además de transformarse en una buena instancia para compartir, permite controlar otros aspectos primordiales para el bienestar familiar.

Uno de ellos es el presupuesto, ya que resulta mucho más conveniente cocinar en el hogar, que salir a comer afuera o comprar comidas preparadas en el comercio.

Hay muchísimas alternativas de recetas que pueden prepararse con pocos ingredientes y de bajo costo, logrando alimentos sabrosos y contundentes, sin gastar de más.

Otro punto importante es conocer la relevancia del tamaño de las porciones a la hora de comer. Al preparar la comida en casa, es posible adecuarlas a los requerimientos de cada integrante de la familia; por el contrario, al comer fuera, las porciones tienden a ser mucho más grandes y se hace más difícil medir la cantidad adecuada a consumir.

¿Sabes qué es una porción? Una porción es la cantidad que se debe consumir según el tipo de alimento de acuerdo a su aporte nutricional de energía, grasas, proteínas, etc. Por ejemplo, una porción de carne debe ser similar al tamaño de la palma de la mano; la porción de cereales, así como los fideos cocidos, debe ser igual a ¾ taza, mientras que la porción de ensaladas debe ser equivalente a una taza. Las porciones se pueden adecuar a los requerimientos según edad y sexo. En el caso de los niños, lo ideal es servirles pequeñas porciones en las comidas y meriendas respetando su capacidad estomacal y la cantidad de nutrientes que necesitan de forma diaria, siempre priorizando que sean alimentos de todos los grupos. ¡Pero ojo!, procura no sobrealimentarlos, pues esto puede conducir a una futura condición de sobrepeso u obesidad.

Otro tema a considerar es el mantener fijos los horarios de comida, idealmente cinco veces al día en porciones moderadas, pues comer frecuentemente evita que baje la energía, siendo muy importante para estar alerta durante el día. Un ejemplo de los 5 tiempos de comida diaria sería:

- Desayuno- Colación a media mañana
- Almuerzo
- Colación a media tarde u once pequeña
- Cena

Así, los intervalos entre cada comida serán de dos o tres horas como mínimo, y cuatro a cinco como máximo, respetando el tiempo de digestión de los alimentos ingeridos.

Ya lo sabes: Es hora de organizarte y cambiar de a poco los hábitos alimenticios de tu familia. ¡Anímate!